Philip K. Dick

Posted por Francisco Gil Gonzalez 8.3.11, categoria |

Philip K. Dick
En 1971 Philip K. Dick estuvo a punto de escaldarse con duchas de agua hirviendo a causa de los delirios que le producía la abstinencia durante su desintoxicación de incontables adicciones. Tres años después, abría la puerta de su casa y el colgante en forma de pez de la repartidora que le traía analgésicos le hizo caer durante semanas en visiones místicas. En 1982, con solo 53 años, fallecía en soledad, tras cinco divorcios y solo reconocido por un reducido grupo de lectores de ciencia ficción. Hoy, las películas basadas en sus obras, ninguna de las cuales vio estrenadas en vida, han recaudado más de mil millones de euros y se negocia el rodaje de una decena de adaptaciones más.

El estreno esta semana de Destino oculto y el anuncio de que se rodarán continuaciones de Blade Runner vuelve a traer a la palestra la obra del último gran maldito del arte moderno, el hombre cuyas pesadillas adelantaron la sociedad actual en 44 novelas y un centenar de relatos escritos sin estilo brillante, pero repletos de imágenes perturbadoras e ideas revolucionarias.

Por el momento, el cine apenas ha hecho justicia a la originalidad de Dick salvo en contados momentos, y de hecho la mayor parte de las obras rodadas sobre textos suyos se basan en cuentos. Sin embargo, se anuncian para el futuro inmediato adaptaciones de sus principales novelas: Ubik (1968), en la que está trabajando el director de culto Michael Gondry, Fluyan mis lágrimas, dijo el policía (1972), cuyos derechos han sido adquiridos por la productora de las películas de Terminator, y El hombre en el castillo (1962), que se convertirá en una serie para la BBC producida por Ridley Scott, el hombre tras la cámara en la primera adaptación de su obra, Blade Runner. Todas ellas coproducidas por Electric Shepherds, la empresa que dirige una de sus hijos, Isa Dick Hackett.

¿Qué tienen de particular los argumentos de Dick? La característica principal es su cuestionamiento de la realidad, tal vez relacionado con problemas psíquicos del escritor -que dio repetidas muestras de sus tendencias paranoides-. Según Elia Barceló, una de las escritoras españolas de ciencia ficción más destacadas y profesora de Literatura en la Universidad de Innsbruck, "Dick nos muestra lo delgada que es la piel de la realidad, que hemos extendido trabajosamente sobre un armazón hueco a fuerza de fe en la ciencia, religiosa o del tipo que sea, y de pura costumbre. Si en esa piel hay un agujero o una fisura (que las hay, aunque en general hayamos decidido no verlas), nadie sabe adónde podemos caer al dejar atrás las seguridades que nos habíamos construido".

En las obras de Dick no es posible saber si el personaje es robot o humano, si existe un poder oculto que maneja los hilos de nuestro mundo cotidiano o si, en realidad, cuanto nos rodea no es más que una simulación.

La influencia de Dick, por tanto, va más allá de sus propias obras -adaptadas también a la ópera- y ha calado en todos los ámbitos: en el cine, en particular, con adaptaciones apócrifas de sus ideas como la que ofrece la serie Matrix, o en literatura, con las obras ciberpunk de William Gibson y, en España, la Generación Nocilla.

"Es muy posible que sus relatos y novelas sean delirios de un loco, de un paranoico; pero como bien decía Henry Kissinger, los paranoicos también tienen enemigos reales", señala Elia Barceló.

Filmografía básica de Philip K. Dick

Blade Runner (1982). Contratada en vida de Dick pero estrenada después, dio comienzo al género ciberpunk y se convirtió en un referente cultural hasta hoy tanto por la dirección de Ridley Scott como por su excelente reparto y potente iconografía. l Desafío total (1990). Paul Verhoeven firmó su mejor película en Hollywood y tal vez la más memorable de Arnold Schwarzenegger, además de lanzar a Sharon Stone.

Minority Report (2002). Un proyecto largamente ambicionado por Steven Spielberg y Tom Cruise, que finalmente rodaron con efectos especiales de primer nivel.

Paycheck (2003). El maestro del cine de acción John Woo filmó una rutinaria adaptación con Ben Affleck como protagonista.

A Scanner Darkly (2006). Primera película rodada con el sistema de adaptación de imagen real a dibujos, conocido como rotoscopio, con un atractivo reparto encabezado por Keanu Reeves y Robert Downey Jr.

El rey de los elfos (2012). Uno de los lanzamientos del departamento de animación de Disney para el próximo año, y casi la única incursión de Dick en la fantasía.

Julián Díez | CincoDias.com